Sedimientos en la cerveza artesana

Sedimentos

Es muy común encontrar sedimentos o posos en el fondo de las botellas
de cerveza artesana. Aunque es algo totalmente normal e inofensivo,
hay tanto partidarios como detractores a la hora de servirlos por
jugar un papel muy importante en el sabor final de la cerveza.

Estos sedimentos se componen de levadura, partículas de proteína o
incluso restos de lúpulo tras un proceso de Dry Hopping. Los posos
son sinónimo de cerveza natural, sin filtrar y con una segunda
fermentación en botella, cuando se añade azúcar a la hora de
embotellar para que la levadura siga fermentando y la cerveza se
mantenga fresca durante más tiempo. Como ya he dicho, estos
sedimentos son completamente seguros para el consumo, además de
aportar una gran cantidad de nutrientes y un interesante sabor
especiado.

Si prefieres una cerveza clara, sin partículas flotando, déjala unas
horas en la nevera para que decanten y sírvela despacio para evitar
que caigan. En cambio, si eres partidario de los posos, lo más
recomendable es servirlos integrados en el último cuarto de la
cerveza, agitando la botella en movimientos circulares. Personalmente,
yo los sirvo o no en función del estilo o las recomendaciones del
fabricante. Los serviré siempre si se trata de un estilo naturalmente
turbio, como una de trigo o las nuevas New England IPA, y los evito
cuando el estilo debería ser claro o cuando hay demasiados, señal de
que nuestra cerveza se embotelló cuando se acercaba el final del
fermentador. Como punto medio, podemos probar la cerveza sin el
sedimento y servirlos más tarde para ver qué nuevos matices aporta.

David dela Birra
Sobre David dela Birra 14 Artículos
David de la Birra empieza como un proyecto personal, un archivo fotográfico de las cervezas que iba probando. Sin embargo, pronto descubrí una gran comunidad por y para la cerveza que compartía mi pasión, haciendo que mis ganas de aprender y probar se multiplicasen. Gracias a esta iniciativa tan interesante, vengo a compartir mi conocimiento con vosotros para transformarlo en un bien colectivo y así extender la cultura cervecera. ¡Salud!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*