Cerveza y diseño, inseparables

Laugar

A la hora de comprar cerveza artesanal, dentro de una oferta cada vez mayor con cientos de referencias distintas, ¿cuál es el factor determinante que hace al consumidor decidirse por una u otra? Voy a establecer tres pilares que en mi opinión nos hacen coger esa botella de la estantería o añadirla a nuestra cesta de la compra.

El primero de estos criterios es el estilo de la cerveza o el prestigio de la marca. Siempre tendremos estilos preferidos que no podamos parar de probar, así como  marcas predilectas, de las que quieres probar hasta esos estilos que no te gustan tanto. El segundo será si ya hemos visto esa botella o lata en algún otro sitio o si un referente nos ha hablado de ella, creándonos una expectativa. Por último, y es en esto en lo que me voy a centrar en este artículo, el peso visual que juega el diseño de la etiqueta, la chapa y la botella de una cerveza artesana.

Siempre se dice que no hay que juzgar un libro por su portada, pero a veces es imposible no darse cuenta de que detrás de solo la etiqueta de esa cerveza que acabas de ver hay horas de trabajo. Es un añadido más, una forma de ver que la marca tiene aprecio a su producto, rematándolo con una envoltura distintiva y elaborada. Voy a nombrar tres marcas que, desde mi punto de vista, además de tener una cerveza excelente, sacan al mercado auténticas obras de arte en forma de botellas.

Los diseños de La Pirata son obra de Joan Negrescolor y destacan por una actitud vanguardista, la fuerza de las formas, lo abstracto, la figura animal y las sombras.

La Pirata

 

La Pirata

 

Antonio Bravo es el artífice de las etiquetas antiguas de Naparbier, aunque las nuevas han seguido su línea. Este ilustrador se ha convertido en una eminencia dentro de la cerveza artesana, y no es para menos. Sus diseños parten de lo oscuro y siniestro, figurando habitualmente naturaleza y animales, que si están muertos mejor. Su peso visual es innegable, a mí me fascinan.

Naparbier

 

Naparbier

 

Por último, mencionar a la cervecera Laugar, con David Monge Bautista como ilustrador. Sus etiquetas harán las delicias de los amantes del cómic, con personajes singulares y animales personificados.

 

Además de las características de cada uno, pondría en común dos herramientas muy habituales en este éxito gráfico. La primera son los colores llamativos, obviamente, y la segunda el saber entrelazar diseño e información en esas botellas a las que tienes que dar vueltas para apreciar su diseño a la vez que lees sus ingredientes o las recomendaciones de consumo.

Tampoco podemos olvidar la chapa que cierra la bebida, y es que yo mismo como coleccionista he llegado a comprar una cerveza solo por lo elaborado y atractivo de su cierre. Por otro lado, muy importante terminar con el propio diseño y forma de la botella como un valor añadido más. Pese a que en España no somos muy dados a las botellas llamativas, en otros países como Italia o Bélgica sí es habitual ver cosas curiosas en este sentido.

Sin embargo, hay que tener siempre en mente que a veces el lobo, o la cerveza mala, se visten con piel de cordero o etiquetas bonitas. No podemos comprar confiando ciegamente en el diseño de una marca ya que, al fin y al cabo, es una estrategia más de marketing para que te lleves esa cerveza a casa.

Hasta aquí mi discurso y opinión, doy pie al debate. ¿Pensáis que un buen diseño gráfico puede ser sinónimo de la calidad de la cerveza? ¿O es una locura pensar así?

David dela Birra
Sobre David dela Birra 16 Artículos
David de la Birra empieza como un proyecto personal, un archivo fotográfico de las cervezas que iba probando. Sin embargo, pronto descubrí una gran comunidad por y para la cerveza que compartía mi pasión, haciendo que mis ganas de aprender y probar se multiplicasen. Gracias a esta iniciativa tan interesante, vengo a compartir mi conocimiento con vosotros para transformarlo en un bien colectivo y así extender la cultura cervecera. ¡Salud!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*