Elaborando una IPA

Elaborando una IPA

El otro día y después de un largo parón de unos meses nos dispusimos a elaborar una IPA con nuestro nuevo equipo. Nada mejor que una receta sencilla para ver que rendimiento éramos capaces de sacar y así poder planificar las próximas cervezas que tuviéramos en mente.

Utilizamos como malta base la Pale y como maltas especiales la Munich y Caramunich para aportar un poco más de cuerpo, sabor y color. En cuanto a los lúpulos, usamos Centennial, Citra y Nugget. El lúpulo Centennial tiene una gran cantidad de alfa ácidos (9-11%) que aportan amargor, aromas y sabores de tonos cítricos y florales. En cambio el Citra tiene un nivel de alfa ácidos mayor (11-13%)  que el Centennial y da un sabor y aroma a fruta tropical y cítricos. El tercer lúpulo, el Nugget, lo utilizamos para el Dry Hopping, añadiéndolo después de que estuviera terminada la fermentación. Este lúpulo otorga aromas a maderas y herbales y posee al igual que los otros bastantes alfa ácidos, de 11 a 12.5%.


“Utilizamos como malta base la Pale y como maltas especiales la Munich y Caramunich para aportar un poco más de cuerpo, sabor y color.”


 

Finalmente la levadura fue Safale S-04, una cepa inglesa que fermenta de forma muy rápida y tiene una gran capacidad de sedimentación, almacenando el sedimento en el fondo del fermentador y dejando de esta forma  más cristalina la cerveza.

Por lo que respecta al equipo, introducimos un nuevo macerador – olla de cocción provisional que fabricamos a raíz de un barril de cerveza de 50 litros. Para ello, descapotamos el barril con una radial y agujereamos abajo para poner el grifo, que va conectado a un filtro, dejando de ser necesario utilizar la bolsa para la malta.

  IPA Proceso  IPA Proceso

 

 

Para calentar el agua usamos una olla eléctrica de 50 litros, la cual utilizábamos antes como macerador con la bolsa para la malta a modo de filtro. Dudo que sirviera para la cocción pues difícilmente llega a la temperatura de ebullición, de modo que mientras vamos limpiando y desinfectando el equipo (con chemiPro Oxi) calentamos el agua en esta olla, así como después para realizar el lavado del grano.

Centrándonos en la elaboración de la cerveza, la proporción de agua-malta fue de 3×1, maceramos 75 minutos y realizamos un recirculado manual para clarificar utilizando un cazo, de modo que fuimos abriendo el grifo, llenándolo y tirándolo sobre la malta con sumo cuidado de no oxigenar. Después de recircular unas cuantas veces procedimos a vaciar el macerador mientras íbamos lavando el grano con el agua previamente calentada a unos 80 grados. El mosto lo trasvasamos en el cubo de fermentación mientras lavamos el macerador para utilizarlo posteriormente como olla de cocción. En cuanto lo tuvimos limpio lo llenamos con el mosto, lo calentamos y esperamos hasta que hirviera para echar la primera carga de lúpulo. La próxima fue después de 40 minutos y la tercera y última cuando apagamos el fuego, para así dar sabor sin amargor, pues el lúpulo sólo otorga amargor cuando se usa a más de 82ºC. El tiempo total de ebullición lo marcamos en una hora.

Realizamos un Whirlpool para sacar el mosto más limpio mientras enfriamos la cerveza (bañera con agua y hielo, para el próximo lote intentaremos tener ya el serpentín y la bomba de agua para enfriar de forma más rápida) y después nos dispusimos a trasvasar la cerveza ya al cubo de fermentación. Previamente activamos la levadura en un starter con medio vaso de agua hervida y desinfectada. Cuando el mosto alcanzó la temperatura de 25ºC la echamos dentro y lo dejamos fermentar una semana.

La densidad inicial fue de 1.080, más alta de lo esperado, pues perdimos alrededor de un 25%  en la ebullición, mientras que la final se quedó bastante alta, lo que posiblemente se debió a una falta de levadura  ya que lo recomendado son 2 sobres cuando la DO es más alta de 1.060  y nosotros por desconocimiento solo añadimos uno.

Terminada la fermentación trasvasamos a otro cubo para llevar a cabo la fermentación secundaria así como el Dry Hop con el lúpulo Nugget, el cual de poco nos sirvió pues no era del todo fresco (cosecha del 2015). La idea era utilizar lúpulo de esta temporada y para ello compramos a través de internet en lugar de en la tienda de nuestra ciudad, que no dispone de lúpulos en un estado de conservación óptimo. La sorpresa fue cuando todos los lúpulos que nos llegaron excepto 2 (Nelson Sauvin y  Motueka)  eran del año 2015… pero al menos estaban conservados en frío y en 2 bolsas al vacío.

El Dry Hop duró una semana, carbonatamos en botella (unos 4 gramos de azúcar por litro) y al cabo de 14 días catamos la IPA.

IPA Proceso

 

Gringo es una IPA  bastante equilibrada, tiene mucho cuerpo y un sabor dulce y amargo a la vez, con toques cítricos y acaramelados. El color es ámbar y es bastante turbia. Como siempre, lo mejor que nos ha salido es la espuma, que se mantiene durante toda la cata. Aunque no es precisamente el tipo de IPA que buscábamos estamos muy contentos con el resultado.

Cheers!

 

 

 

Jaume Palou Rotger
Sobre Jaume Palou Rotger 8 Artículos
Desde hace un tiempo fabrico junto a unos amigos mi propia cerveza, lo que me ha llevado a adentrarme en este maravilloso mundo de lo artesano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*