Kölsch

Impresión General: Una cerveza limpia, fresca, delicadamente balanceada, por lo general con un carácter muy sutil a frutas y lúpulos. Maltosidad suave que se conduce a lo largo hasta un final agradablemente bien atenuado y refrescante. La frescura hace una gran diferencia con esta cerveza, su carácter delicado puede desaparecer rápidamente con el tiempo. Una claridad brillante es característica.

Aroma: Bajo a muy bajo aroma a malta, con un carácter a grano-dulce. Un agradable y sutil aroma a frutas por la fermentación (manzana, cereza o pera) es aceptable, pero no siempre está presente. Un aroma a lúpulo floral, especiado o herbal es opcional pero no fuera de estilo. Algunas cepas de levadura pueden dar un ligero carácter vinoso o azufrado (esta característica también es opcional, pero no es una falta). En general, la intensidad aromática es bastante sutil pero generalmente balanceada, limpia y fresca.

Apariencia: Dorado muy pálido a dorado claro. Muy clara (las versiones comerciales auténticas tienen una claridad filtrada a brillante). Tiene una delicada espuma blanca que puede no persistir.

Sabor: Paladar suave y redondeado formado por un delicado equilibrio de sabor suave a malta, aunque atenuada, con un dulzor frutal casi imperceptible de la fermentación y un amargor medio-bajo a medio con una sequedad delicada y una ligera rugosidad en el final (pero sin retrogusto áspero). La malta tiende a ser granosa-dulce, posiblemente con una muy ligera cualidad a pan o miel. El sabor a lúpulo es variable, en un rango de bajo a moderadamente-alto; la mayoría es de intensidad medio-baja a media con un carácter floral, especiado o herbal. Puede tener una impresión maltosa-dulce al principio, pero esto no es necesario. Sin dulzor residual evidente. Puede tener un acento algo vinoso, mineral o azufrado que acentúa el balance de sequedad y sabor. Un ligero sabor a trigo es raro pero no una falta. De otra forma, muy limpia.

Sensación en Boca: Cuerpo medio-ligero a medio (la mayoría son medio-ligero). Carbonatación media a media-alta. Suave y generalmente fresca y bien atenuada.

Comentarios: Caracterizada en Alemania como una cerveza de fermentación alta acondicionada en frío. Cada cervecería en Köln produce una cerveza de carácter diferente y cada uno interpreta la Kölsch Konvention ligeramente diferente. Permita un rango de variación en el estilo a la hora de juzgar. Tenga en cuenta que las versiones más secas pueden parecer más lupuladas o más amargas que lo que las especificaciones IBU podrían sugerir. Debido a su perfil de sabor delicado, Kölsch tiende a tener una vida útil relativamente corta; los ejemplos de más edad y las importaciones pueden mostrar fácilmente algunos defectos de oxidación. En Köln se sirve en un vaso alto y estrecho de 200 ml llamado Stange.

Historia: Colonia, Alemania (Köln) tiene una tradición cervecera de fermentación alta desde la Edad Media, pero desarrolló la cerveza que ahora se conoce como Kölsch a finales de 1800 para combatir la invasión de cervezas lagers pálidas de fermentación baja. Kölsch es una denominación protegida por el Kölsch Konvention (1986) y se limita a 20 o más cervecerías alrededor de Köln. La Konvention simplemente define la cerveza como una "Vollbier de fermentación alta, clara, ligera, altamente atenuada, con acento en el lúpulo."

Ingredientes Característicos: Lúpulos alemanes tradicionales (Hallertau, Tettnang, Spalt o Hersbrucker). Malta pale o Pils alemana. Levadura de carácter limpio y atenuante. Se puede usar hasta 20% de malta de trigo, pero esto es bastante raro en las versiones auténticas. La práctica comercial actual es fermentar cálido, acondicionar en frío por un corto período de tiempo y servir joven.

Comparación de Estilo: Para el catador inexperto, fácilmente confundible con un Ale Cremosa o una Pils algo sutil.

Estadísticas Vitales:

OG: 1.044 – 1.050

IBUs: 18 – 30

FG: 1.007 – 1.011

SRM: 3.5 – 5

ABV: 4.4 – 5.2%

Fuente: Guía BJCP de Estilos, 2015 (borrador)

Kölsch

Lo sentimos por los inconvenientes ocasionados.

Buscar de nuevo